¿Por qué la Industria 4.0 decidirá la supervivencia de las pymes?

Lo que solemos llamar Industria 4.0 es la evolución lógica de tres revoluciones anteriores a lo largo de la historia: la revolución industrial, la de los medios de producción en masa y la de más reciente de la informática y los automatismos. El caso es que para muchas empresas de todos los tamaños basar su estrategia en esta fórmula, en los datos interconectados, los robots y la inteligencia artificial será algo clave para su supervivencia, ya sea como parte principal del negocio o por formar ellas mismas parte de un proceso industrial más grande.

 

Plataforma de aprendizaje de ciberseguridad para tu negocio

 

 
 

En la filosofía de la industria 4.0 nada funciona como un sistema completamente autónomo y la capacidad de adaptación y cambio son claves. El propio nuevo proceso industrial exige pasar de lo digital a lo físico y nuevamente a lo digital en muchos momentos, algo impensable hace unos años. Algunos ejemplos pueden ayudar a entenderlo:

 
  • Cualquier proceso en una fábrica, almacén logístico o industria depende de la colaboración de otras empresas y proveedores externos, con quienes es clave mantener una comunicación máquina-a-máquina para poder tomar decisiones óptimas en el menor tiempo posible. Es normal que para muchos procesos haya una variedad de proveedores (por ejemplo, varias empresas de logística para enviar pedidos a los clientes) e incluso seleccionar la más conveniente en tiempo real dependiendo de distintos factores.
  • Los llamados gemelos digitales y simuladores, del que el BIM (Modelado de información de construcción) de la ingeniería es un gran ejemplo, parten de una versión idealizada y virtual de piezas para de las que surgen grandes creaciones. En los procesos industriales en un momento dado se convierten en un producto físico en una cadena de montaje, a través de tecnologías como la impresión 3D o los robots que se mueven por los almacenes. Durante todo este proceso los objetos generan infinidad de datos digitales que se pueden analizar para comprobar cómo va todo, desde el control de calidad a los stocks en los almacenes o la cadena del frío en productos alimenticios.
  • La presencia de robots, asistentes digitales y sistemas inteligentes es cada vez más común, ya sea para mover cajas en un almacén, atender a los clientes en un chat o reconocer objetos en las estanterías de un supermercado. Los trabajadores tienen que adaptarse a esos cambios, idealmente trabajando mano a mano con los robots. Hoy en día los robots –ya sean brazos mecánicos, vehículos autónomos o androides con figura más o menos humana– pueden realizar trabajos pesados o repetitivos de forma segura junto a las personas. Pero también necesitan el «toque humano» para recibir entrenamiento, manejarse bien entre la gente y mejorar.
   

Datos, datos, datos

 

Cualquier acercamiento a lo que sucede en la industria 4.0 deja ver algo que siempre ha estado ahí pero ahora resulta superlativo: una gran cantidad de datos para procesar. Y es que cada uno de los componentes de estos procesos es capaz de absorber y generar cantidades ingentes de datos, en ocasiones incluso cientos de veces por segundo. Hablamos de:

 
  • Sensores de la Internet de las Cosas (IoT).
  • Información de proveedores accesible en tiempo real.
  • Datos sobre los procesos de fabricación y flujos de trabajo.
  • Simulaciones y gemelos digitales.
  • Qué sucede en «mundo real» a través de cámaras, micrófonos, GPS, etc.
  • Conjuntos de datos analizados mediante inteligencia artificial.
  • Información sobre inventarios, unidades, precios y datos de control y contables.
 

Además de las propias fábricas y grandes empresas las pymes que colaboran con ellas deben ser capaces de integrarse en ese flujo de datos de forma ágil y eficiente. Es normal que una gran empresa exija a una flota de vehículos de mensajería saber dónde están los envíos en tiempo real; si una empresa farmacéutica contrata un almacén puede requerir datos de los sensores de temperatura. Y una franquicia con una tienda en la calle tendrá que estar conectada y comunicar lo que vende minuto a minuto para poder reponer sus productos de manera adecuada.

Aunque cada industria es distinta, para todas ellas las comunicaciones y el almacenamiento de los datos es hoy en día un factor clave: que sean rápidas, que sean seguras y que estén siempre disponibles. En este sentido, tecnologías como la nube (cloud) o las comunicaciones a prueba de fallos (4G/5G como respaldo de la fibra óptica) son fundamentales en muchas ocasiones.

 

Puesta en marcha: una lista de acciones

 

Muchos son los factores que pueden influir en la supervivencia de las pequeñas empresas a la hora de adaptarse a la Industria 4.0. Estas serían algunas de las sugerencias si hubiera que hacer un listado de acciones de cara a saltar a la Industria 4.0, ya sea como protagonista o como empresa proveedora complementaria en procesos más grandes:

 
  • Pensar a lo grande: transformación digital.
  • Los datos y las métricas son lo que mandan.
  • La información en tiempo real es clave.
  • Las máquinas «hablan» con las máquinas (M2M).
  • Simplificación y automatización de procesos.
  • Investigar y renovar sistemas.
  • La nube como aliada
  • El «ensayo y error» también tiene su lugar al innovar.
 

Cada una de estas acciones daría para un artículo en sí misma, pero como ideas genéricas transmiten la idea general. La cada vez más reiterada transformación digital, simplificación y automatización tienen que ver con el fin del papel y la burocracia interna (y a veces externa); las importantes métricas con las que tomar decisiones requieren revisar la inteligencia del negocio y los diversos procesos del día a día; y la investigación y renovación llevan a entender que tecnologías tan transformadoras como ha sido la nube son piezas clave. Todas son formas de avanzar en esos pasos revolucionarios que nos han llevado de los telares y las máquinas de vapor al mundo digital que ahora conocemos.

 

Plataforma de aprendizaje de ciberseguridad para tu negocio

 

Sobre este Autor

Álvaro Ibáñez. Editor de Microsiervos, uno de los más conocidos blogs de divulgación sobre ciencia, tecnología e Internet en castellano. Participó en el nacimiento de proyectos españoles de internet como Ya.com/Jazztel y Terra/Telefónica.

Enviar una respuesta

Aviso de Privacidad.
Los datos facilitados en este formulario, quedarán registrados en un fichero titularidad de SARENET S.A.U., responsable del Fichero cuyos datos se detallan en el Aviso Legal, con la finalidad que los usuarios interesados contacten con los asesores y estos den respuesta a sus dudas e inquietudes en relación a los servicios ofrecidos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión o limitación de la información personal, así como el de oposición a su tratamiento, mediante comunicación al e-mail: protecciondedatos@sarenet.es. Para más información sobre como tratamos tus datos, visita nuestra Política de privacidad.

No hay comentarios