¿Cómo mejorar la cobertura WiFi en el hogar y en la empresa?

Oliver Murillo
Trucos WIFI

Si bien es cierto que la mayoría de los routers WiFi que proporcionan las operadoras son válidos para el uso doméstico, en el ámbito empresarial, donde la alta densidad de dispositivos y la necesidad de velocidades de transferencia altas y conexiones estables priman, no nos vale cualquier cosa para acceder de forma estable a nuestra conexión de Fibra Óptica.

La lucha en el hogar: Las paredes, obstáculos y vecinos

 

Imaginemos que tenemos sólo una bombilla para iluminar toda nuestra casa, ¿dónde la colocaríamos? En la mayoría de las casas, en el centro y en lo más alto. El mismo principio deberíamos usar para para ubicar nuestro dispositivo WiFi. Cuanta más distancia y obstáculos haya entre el punto de acceso WiFi y el lugar donde nos  queramos conectar (muebles, paredes, ventanas, techos y suelos, si estamos hablando de varios pisos), mayores serán las dificultades para lograr un enlace estable.

Muchos de estos factores vienen dados, y no los podremos evitar, pero viene bien tenerlos en cuenta a la hora de dar el alta la conexión de Fibra Óptica.

Entre los obstáculos a salvar en un domicilio se encuentran: ventanas, espejos, muebles grandes, teléfonos inalámbricos tipo DECT, microondas, pantallas de ordenador, bombillas halógenas, altavoces bluetooth, intercomunicadores para bebés…  Todo un campo de minas por el que debe transitar nuestra conexión WiFi en nuestras casas.

Siempre está bien hacerse con una herramienta de análisis tipo, bien en el móvil o en el portátil y hacer un escaneo y ver el uso de los canales. La mayoría de los routers de las operadoras vienen por defecto en el canal 6 (1 y 11 también suelen ser candidatos) y es aquí donde empieza nuestra lucha con los vecinos. Si nuestro equipo tiene la posibilidad de elegir el canal en “auto” nos puede eximir de realizar esta tarea. La mayoría de ellos suelen hacer comprobaciones periódicas, así como al reiniciarse, y se configuran en el canal que menos uso tenga.

Muchas veces optamos por poner la potencia de emisión al máximo, pensando que así la señal llegará hasta el último rincón de nuestro hogar: ¡Error! Con esto en la mayoría de los casos sólo conseguiremos mejorar la señal en los lugares que ya teníamos y no llegaremos a donde antes tampoco llegaba, en cambio generaremos nuevas interferencias con el resto de dispositivos. La potencia en su justa medida.

 

La lucha en la empresa: Las interferencias, el mobiliario y la saturación de dispositivos

 

La cantidad de dispositivos WiFi en los hogares se ha triplicado en los últimos cinco años, desde básculas a frigoríficos, pasando por videoconsolas, móviles, tablets, etc. En las empresas se puede calcular que por empleado acceder de forma inalámbrica a nuestra conexión de Fibra Óptica una media de cuatro dispositivos: ordenador, teléfono fijo, teléfono móvil, dispositivos personales, impresoras, cámaras de seguridad, equipos de telepresencia… Estos dispositivos están muchas veces concentrados en pocos metros cuadrados, como son las oficinas. Todos estos dispositivos son vitales para poder realizar nuestro trabajo y necesitamos que tengan una conexión de Fibra Óptica inalámbrica con garantías.

En este nuevo “escenario bélico” en que todos los dispositivos luchan por hacerse un hueco en el espectro, y con las interferencias del resto de equipos de oficina, en la mayoría de ocasiones la mejor opción pasa por desconectar el WiFi  que trae el router de nuestra operadora. Así, pasamos directamente a una solución de puntos de acceso, los cuales están preparados para estos escenarios de conflicto.

Los Puntos de Acceso (AP en sus siglas en inglés) cuentan con doble banda (2,4Ghz y 5Ghz) con múltiples antenas para cada banda (2×2 o 3×3) y con el abanico de velocidades (b/g/n y ac). Esto nos asegura un mayor reparto de los dispositivos y velocidad óptima en función de los obstáculos, interferencias y distancia desde nuestro dispositivo al AP.

 

Los AP nos proporcionan más opciones que los routers inalámbricos normales no suelen traer, como puede ser:

  • Poder configurar varios SSID y VLAN.
  • Usar varios AP a modo de repetidor sin necesidad de cablear la oficina.
  • Sistema de vouchers para las visitas.
  • Integración con Redes Sociales.
  • Control de aplicaciones y de ancho de banda.

 

Si pasamos de la oficina al pabellón industrial, e intentamos usar el símil de la bombilla, veremos que alumbra poco, ya que las estructuras metálicas y la maquinaria son malas compañeras de los dispositivos inalámbricos.

Para estos espacios lo mejor es hacer un estudio previo usando una aplicación que nos permite introducir los planos y de esta manera ver cual sería la mejor manera de colocar uno o varios AP para que nos de cobertura en el área en la que la necesitemos.

¿Tú también te has parado a reflexionar respecto al punto en el que tienes ubicado tu router WiFi? Espero tus comentarios en el blog y Redes Sociales.

 

Contacta ahora con Sarenet

 

Sobre este Autor

Ingeniero de Red en Sarenet

2 Comentarios

Puedes enviar comentarios en este post.


  • Gracias,en lleida,por el sector que estamos ,la fibr no llega y el internet llega 1.5 y gracias…..estamos alejados de la zona que interesa,y la wifi que tenemos (con antena y todo) no llega mas 25,30metros,cuando tenemos un evento nos ayudamos de un telefono con wifi,gracias por la informacion

    Carlos 5 meses ago Reply


  • Oliver Murillo

    Muchas gracias por comentar, Carlos. Si te parece bien, vamos a pasar aviso a nuestros compañeros de la oficina de Barcelona para que, sin ningún compromiso por tu parte, estudiemos si podemos darte una solución a la situación que nos planteas. Saludos

    Oliver Murillo 5 meses ago Reply


Enviar una respuesta

No hay comentarios