El informe anual sobre la salud de Internet en 2019 y sus aspectos sobre la seguridad y privacidad

Álvaro Ibáñez

Como ya es tradicional la Fundación Mozilla dio a conocer su informe anual Internet Health Report 2019 (disponible en castellano entre otros idiomas) en el que repasa algunas de las cuestiones más relevantes acerca de la Red de todos. Es un informe sobre las preocupaciones de empresas y usuarios y muestra a modo de resumen las investigaciones y análisis de más de 200 expertos en distintas áreas. Por su carácter práctico y divulgativo explica en términos claros muchas cosas sobre la «salud de Internet»: qué hay detrás de los cables de Fibra Óptica bajo los mares, quiénes se responsabilizan de las infraestructuras, quiénes velan por nuestra seguridad y cómo evoluciona todo esto con el paso del tiempo.

 

Consigue tu guía de gestión de ciberseguridad para PYMEs

 

Un aspecto interesante del IHR 2019 es que está profusamente marcado con enlaces de hipertexto que llevan a artículos, otros informes y páginas con recursos en las que ampliar información. Sólo por esto ya merece la pena repasarlo con detenimiento. Pero también contiene estupendos resúmenes de los cinco temas principales en los que está estructurado. Este año esos temas son la privacidad y seguridad, la apertura de la red, la inclusión digital, la alfabetización digital y la descentralización. Aquí hablaremos sobre lo más destacado en el área de la seguridad y sus implicaciones a todos los niveles.

 

Seguridad y privacidad, todo es mejorable

 

En el aspecto de la privacidad online que tanto preocupa a muchas personas el IHR 2019 incluye artículos explicando cómo la publicidad digital tiene mucho que ver en todo esto y cómo dos grandes empresas (Facebook y Google) controlan prácticamente el 84% del mercado. Como se suele decir, «un gran poder implica una gran responsabilidad». La situación actual es que se exige cada vez más a estas grandes empresas para que lleven a cabo políticas responsables en el uso de los datos y controlen los mensajes publicitarios y propagandísticos que se transmiten (especialmente las llamadas fake news) para evitar la desinformación.

Esta responsabilidad sobre el uso de los datos personales no puede dejarse recaer sólo sobre las personas: son todas las empresas que manejan grandes bases de datos las que deben garantizar que se salvaguarda correctamente. Además de eso, deben proporcionar información clara sobre sus modelos de negocio, especialmente si estos implican recopilar y vender datos sobre los usuarios. En especial las Redes Sociales deberían ofrecer garantías de privacidad «por defecto» (a menos que las personas decidan abrirlas al público) más allá de lo que han ofrecido hasta ahora, y mejorar notablemente su seguridad. El informe también advierte de lo que sucede cuando esa seguridad se rompe. Sin ir más lejos, los pagos de ransomware (chantajes) siguen creciendo, ante lo cual lo más cauto es informarse y confiar en especialistas.

También hay otras dos áreas que se comentan en detalle: una es la de la relación entre el anonimato y la seguridad, con todas la ramificaciones relativas a las libertades civiles. Otra es la seguridad de los datos médicos del ADN, algo muy en boga que se está convirtiendo en un negocio global alentado por la curiosidad pero que tiene profundas implicaciones en la acumulación de datos íntimos para finalidades no siempre claras. Un artículo de hecho plantea «23 razones para no revelar el ADN» alegremente en cualquier prueba que se ofrezca a través de Internet.

Otro aspecto interesante que explica el informe es cómo se clasifican nuestros datos mediante algoritmos automáticos de los que no sabemos gran cosa: esta información puede provenir de varias fuentes: de un cuestionario que rellenamos (dando los datos libremente); de lo que se comparte (fotos o textos en las Redes Sociales); o del comportamiento (con quién se comporten las cosas y se interactúa). También está luego «lo que la máquina piensa de ti» que es la conclusión a la que un algoritmo llega tras analizar toda la información disponible. La duda es si esa clasificación es correcta, si la información original es fiable y cómo puede afectarnos todo eso en la vida cotidiana.

Otra cuestión relevante tratada en otro artículo plantea un interrogante: «¿Quién cuida los datos de tus hijos?». Esta preocupación actual no se daba hace unos años porque había poca información digital. Ahora en Inglaterra, por ejemplo, han calculado que al cumplir 18 años un niño actual tendrá unas 70.000 imágenes suyas difundidas por las redes. Es por ello que la supervisión de Redes Sociales, cámaras de vigilancia, juguetes y otros dispositivos es cada vez más relevante.

 

Pautas clave para la ciberseguridad de tu PYME
 

 

Las empresas más relevantes de la red

 

El informe concluye hablando del poder enorme que ejercen ocho empresas con nombre propio sobre Internet y con las que mayoría de los usuarios está en contacto diario al menos con una de ellas.

Están los llamados «comerciantes de la atención»: Google, Facebook y las chinas Baidu y Tencent, con negocios que principalmente buscan que la gente pase cuanto más tiempo en sus sitios web y apps (ya sean buscadores, Redes Sociales o sistemas de mensajería) y cuya principal línea de ingresos es por tanto la publicidad y la comercialización de la información personal.

Luego están las llamadas «maquinistas», principalmente Apple y Microsoft, por cuyas infraestructuras, dispositivos y sistemas pasan los datos y cuya responsabilidad sobre la seguridad de los dispositivos y la información es también mayúscula.

Finalmente están los «intermediarios minoristas», básicamente Amazon y Alibaba, en cuyas gigantescas tiendas compran personas de todo el mundo y que controlan globalmente el comercio electrónico, pudiendo establecer nuevas reglas y tendencias para quienes quieren comercializar productos en la red. Amazon también está muy implicada en los servicios de infraestructuras en nube con sus Amazon Web Services.

La salud de Internet depende tanto de estas grandes empresas como de todos los intermediarios a nivel local como por supuesto las propias personas que la usamos a diario. Es un ecosistema en el que si todos cuidamos de la salud de la red saldremos ganando, un ejemplo clásico de hasta dónde se puede llegar gracias a la cooperación.

 

Descarga gratis tu guía de ciberseguridad para PYMEs

 

Sobre este Autor

Álvaro Ibáñez. Editor de Microsiervos, uno de los más conocidos blogs de divulgación sobre ciencia, tecnología e Internet en castellano. Participó en el nacimiento de proyectos españoles de internet como Ya.com/Jazztel y Terra/Telefónica.

3 Comentarios

Puedes enviar comentarios en este post.


  • Avatar

    En cuanto a anonimato y la seguridad. Me da la sensación que ha llegado un punto que no se pueden disociar, la verdad es que a dia de hoy incluso chrome cuando navegas te pide saber quien eres.

    Consultor de Marketing 2 meses ago Reply


  • Avatar

    Como dice consultor de marketing, una de las cosas que se revisan poco es toda la información que va recolectando nuestro navegador, Chrome o cualquier otro, según vamos navegando. La que recolecta y la que va dejando, que si cookies por aquí, que si politicas de privacidad por allá. Que si aquí guardamos tu IP durante X días por motivos de seguridad… hay que tener cuidado con esto, es el primer punto de fuga de nuestra información personal.

    Proxy Web 2 meses ago Reply


  • Avatar

    Creo que no somos conscientes de todo lo que Google sabe sobre nosotros. Y lo peor de todo, es que somos nosotros mismos los que en muchas ocasiones le permitimos que lo sepa todo aceptando las cookies o cualquier política de privacidad que ni siquiera nos molestamos en leer. Es algo de lo que tenemos que hacer una profunda reflexión, sobretodo pensando en nuestra seguridad y privacidad en el mundo digital.

    David 4 semanas ago Reply


Enviar una respuesta

Aviso de Privacidad.
Los datos facilitados en este formulario, quedarán registrados en un fichero titularidad de SARENET S.A.U., responsable del Fichero cuyos datos se detallan en el Aviso Legal, con la finalidad que los usuarios interesados contacten con los asesores y estos den respuesta a sus dudas e inquietudes en relación a los servicios ofrecidos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión o limitación de la información personal, así como el de oposición a su tratamiento, mediante comunicación al e-mail: protecciondedatos@sarenet.es. Para más información sobre como tratamos tus datos, visita nuestra Política de privacidad.

No hay comentarios