Growth Hacking 1: ¿Qué es el Growth Hacking y cómo surgió?

Jose Luis Gomez
¿Qué es el Growth Hacking?

Quizá el término Growth Hacking resulte ambiguo. Es posible que se haya oído alguna referencia pero nos resulta complicado encontrar una realidad concreta que se refiera a él. Ha sido uno de los grandes protagonistas desde hace algunos años, en especial, entre las startups y, sobre todo, una de las claves que buscaban muchos inversores. Pero, realmente ¿qué es el Growth Hacking?

Durante esta serie de artículos, encabezados por esta primera entrada, iremos resolviendo todas esas incógnitas mientras definimos de forma clara y concisa qué es el Growth Hacking, cómo se pone en práctica y sobre todo, ¿realmente funciona?

 

La posdata más rentable de la historia

 

Buzones de correoLa mejor forma de explicar qué es el Growth Hacking la tenemos en su ejemplo de cómo nació, como de costumbre, casi por casualidad: En 1996 Saber Bhatia y Jack Smith eran dos hombres de negocios en Mountain View, California, y se encontraron ante la situación de enviarse unos e-mails personales con miedo a que sus jefes pudieran saberlo y, por tanto, decidieron crear su propia plataforma de correo electrónico personal: Hotmail.

Una vez abierto al público de manera gratuita y después de hacerse con algunos inversores decidieron incorporar en la firma de todos los correos enviados una particular cuña publicitaria del tipo: “P.S.: I love you. Get your free e-mail at Hotmail”, sólo por ver qué pasaba. El resultado fue la adquisición de 2 millones de usuarios en 5 semanas, y 12 millones 17 semanas después. Como ya es conocido, Hotmail fue adquirido por Microsoft en 1997 por 400 millones de dólares, pasando a llamarse MSN Hotmail, posteriormente Windows Live Hotmail y más recientemente, desde 2013, Outlook.

Hotmail fue de los primeros webmail de la historia (junto con RocketMail, que pasó a ser Yahoo Mail poco después), popularizó el uso del e-mail personal y, sobre todo, lo alejó del carácter corporativo que tenía el correo electrónico hasta entonces, en una época en la que poder acceder a tu bandeja de entrada desde cualquier parte del mundo era un auténtico hito tecnológico. Pero, en realidad, el éxito no llegó hasta la ocurrencia de la famosa coletilla al pie de los e-mails.

 

La unión entre ingeniería de software y marketing

 

Y esto es algo que explico siempre a mis clientes. Tener un gran producto, una web preciosa o una app fantástica no consigue hacer dinero por sí mismo. Siempre se necesita “algo” que lo impulse para que, como mínimo, se pueda rentabilizar la inversión en ese producto. No tiene por qué ser siempre marketing al uso, pero el Growth Hacking nos brinda un abanico de posibilidades muy valiosas para este propósito.

growth-1152553_640Recapitulando: el Growth Hacking, también llamado Growth Engineering en algunos entornos más serios, viene a hacer uso de medios técnicos con fines de marketing. O dicho de otra manera, es el lugar donde los procesos de ingeniería de software y marketing se unen con el propósito de conseguir más usuarios, aumentar su tiempo de vida y/o su rentabilidad.

Valiéndonos del ejemplo de Hotmail, pudiera parecer que el Growth Hacking no necesite de ningún medio técnico para ponerse en marcha, pero no es así. La gran diferencia entre el marketing online y el marketing tradicional es la capacidad de medir su rendimiento con una precisión exacta.

Comparando, por ejemplo, la publicidad exterior con una campaña de marketing en motores de búsqueda, en la primera sólo se tienen estimaciones de posibles impactos al día, y qué repercusión podrían tener sobre todos nuestros flujos de negocio a la vez. No tenemos una forma precisa de aislar y medir la repercusión de una acción en concreto. En cambio, con el marketing online, se tienen métricas exactas de cuántas visualizaciones se han dado, cuantos clics se han obtenido, qué tiempo ha pasado cada usuario en nuestra plataforma, cómo ha interactuado con ella, cuántas conversiones se han producido y con qué valor y qué retorno de inversión nos ha dejado. Y es aquí donde reside la potencia del Growth Hacking.

 

Sea cual sea tu negocio, es susceptible de aprovecharse del Growth Hacking

 

Erróneamente, se ha asociado la idea del Growth Hacking sólo a startups y empresas pequeñas, pero no es así. Cualquier compañía, de cualquier tamaño, con cualquier presupuesto y, sobre todo, de cualquier sector, puede implementar estas estrategias en algunos aspectos más propicios que otros. De hecho, es muy habitual ver grandes corporaciones empleándolas, donde acciones muy simples han dejado grandes beneficios. Pero también, otras muchos más complejas, haciendo uso, por ejemplo, del Big Data, han supuesto un verdadero elemento diferenciador respecto a la competencia.

Y es que, a fin de cuentas, de eso trata el Growth Hacking. De obtener una ventaja cualitativa sobre tus competidores que te permita llegar más lejos y acercarte a tus clientes.

Growth Hacking 2: Métricas y el Growth Hacking Funnel

Sobre este Autor

Ing. Telemática | CEO B2CODE | CTO Hialucic |

6 Comentarios

Puedes enviar comentarios en este post.

Enviar una respuesta

No hay comentarios