iPhone X: Apple se reinventa

Jose Luis Gomez

Muchos somos los que veníamos advirtiendo que Apple estaba siendo demasiado conservadora acerca de sus afamados terminales móviles, que por otra parte han obtenido grandísimos resultados comerciales. Siendo la innovación uno de los pilares fundamentales de una love mark como Apple, la situación era previsible: renovarse o morir.

Una opinión bastante extendida entre los fans de la marca de la manzana es que desde la muerte de Steve Jobs, Apple había entrado en un estado de ir incorporando a sus nuevos modelos los avances ya vistos en terminales de otras marcas, pero sin aportar nada realmente novedoso. Todo esto cambió el 12 de septiembre.

Las remodelaciones de Apple han empezado en lo más profundo de su ADN: sus oficinas centrales. En Cupertirno, a unos 4 kilómetros de su antigua sede, Apple ha inaugurado el “Apple Park” situado en el número 1 del Apple Park Way. Este impresionante edifico circular, con un coste total de 5.000 millones de dólares, ha sido ideado al detalle como si de un producto más de la compañía se tratara. Todo se centra en la interacción y la colaboración entre los empleados, llegando a contar con un interesante centro para visitantes.

En el centro de esta magnífica construcción se ha encontrado el foco del mundo tecnológico durante unas horas: el recién estrenado Steve Jobs Theatre. En palabras del propio Tim Cook, CEO de Apple, se trata del primer edificio construido en el mundo específicamente para las presentaciones de una compañía. Y es que, sólo el teatro, tiene un coste de más de 14 millones de dólares para las 1000 lujosas butacas de los afortunados asistentes acreditados.

Todo parece indicar que Apple se ha renovado a todos los niveles, y esa transformación que apreciamos en sus oficinas también se hará extensible a sus tiendas físicas, rediseñadas para favorecer la comodidad y la cercanía al cliente, con numerosos eventos, talleres, etc.
 

Apple Watch 3 y Apple TV 4K

 
Pasando entonces a los productos presentados, aquí las quinielas se empiezan a cumplir según se ha ido filtrando en los últimos días: Apple Watch Series 3 con el mismo diseño que en versiones anteriores, por fin con comunicación LTE propia -de momento, no en España-, por lo que no se necesitaría estar conectado al teléfono para recibir llamadas o escuchar música en streaming. Apto para nadar, con barómetro incorporado y con muchas funcionalidades centradas en la salud, como seguimiento del ritmo cardíaco, alertas de alteraciones en el ritmo cardíaco anormales, indicaciones de cuándo hacer descansos, haber pasado demasiado tiempo sentado, etc. Cabe destacar el empleo de la propia pantalla del teléfono como antena LTE.

Tras el Watch Series 3, llega el momento del Apple TV 4K. Que en resumidas cuentas, aumenta la resolución hasta 4K, ofrece servicios de Netflix y Prime Vídeo en 4K, soporte para HDR, un apartado gráfico más potente que permitirá juegos más elaborados, y un diseño calcado al dispositivo que sucede.
 

Llega el iPhone 8, diferente a lo esperado

 
Llegamos al grueso de la presentación, y los rumores se confirman: Apple presenta el iPhone 8. Pero todos nos quedamos estupefactos al ver que los diseños que se habían filtrado mostrando un teléfono de pantalla infinita, sin marcos y sin botón de inicio, no se corresponden con el iPhone 8, ya que el iPhone 8 se trata del mismo diseño del iPhone 7, pero con la parte trasera de cristal.

El nuevo terminal incluso mantiene la misma estructura de iPhone 8 con 4,7 pulgadas de pantalla y una única cámara, y iPhone 8 Plus de 5,5 pulgadas y doble cámara. Eso sí, las mejoras son sustanciales: carga inalámbrica -por fin-, cristal ultra resistente -según dicen, el más resistente jamás visto en un teléfono, algo muy necesario-, pantalla Retina HD con TrueTone, y lo más destacable, la nueva CPU A11 Bionic. Con 6 núcleos, 4.3 billones de transistores, creada específicamente para potenciar tareas de Machine Learning aplicada a infinidad de propósitos, como optimización de objetos individuales en tiempo real antes incluso de tomar una fotografía o vídeo, simulación de diferentes tipos de iluminación de estudio fotográfico, Realidad Aumentada, etc. Todo esto en manos de los desarrolladores tendrá un grandísimo potencial.

Pero Apple no iba a parar aquí y aparece en escena el ya clásico “One more thing…”: El futuro de los smartphone.
 

Ahora sí, se presenta el iPhone X

 
Coincidiendo con el décimo aniversario de la presentación del primer iPhone, el siguiente dispositivo pretende marcar el camino a la tecnología para la próxima década: iPhone X.

Y aquí sí vemos el espectacular diseño que ya había trascendido a las fuentes habituales de filtraciones en Redes Sociales: pantalla sin marcos con 5,8 pulgadas en un tamaño similar al de un iPhone 7 llamada Super Retina HD, con HDR incorporado, una resolución de píxels por pulgada nunca vista antes en un iPhone y tecnología OLED, según palabras de Apple, muy mejorada respecto a otras OLED que hace ganar en realismo y profundidad de color.

El nuevo modelo cuenta con marcos de acero que continúan las líneas de los cristales superior e inferior, doble cámara, carga inalámbrica y un novedoso sistema de desbloqueo por reconocimiento facial llamado FaceID.

Este FaceID consigue que, simplemente mirando al teléfono, podamos desbloquearlo sin ningún mecanismo de seguridad extra como códigos, patrones o huellas dactilares. Funciona lanzando una serie de puntos invisibles sobre nuestra cara y creando un modelo matemático a partir de ellos, adaptándose a nuestros cambios habituales como dejarse barba, usar gafas, ponerse un gorro etc, pero siendo invulnerable a posibles hackeos que intenten desbloquear nuestro iPhone con una fotografía o incluso con una réplica exacta de nuestra cara en 3D.

Se dice que el nuevo iPhone X es tan seguro que si nos pusieran el teléfono delante de la cara no se desbloquearía, ya que hemos de mirarlo a propósito para que el desbloqueo funcione.

En definitiva, es un movimiento desconocido hasta ahora, en la línea de la filosofía que quiere transmitir Apple, introducir al mercado dos líneas de producto de gama alta al mismo tiempo, dejando de lado la línea “económica” que hasta ahora recaía en el iPhone SE, que no desaparece, pero sí queda sin duda relegado a un plano cada vez más lejano ya que coexistirán en las estanterías de los Apple Store los iPhone SE, iPhone 6s, iPhone 7, iPhone 8 y iPhone X.

Seguro que dentro de poco los nuevos iPhone 8 y iPhone X empiezan a poblar rápidamente los bolsillos de todo el mundo, pero sólo el tiempo dirá si el nuevo iPhone X está a la altura de las pretensiones y consigue tomar el relevo para la próxima década del iPhone original.
 

Contacta ahora con Sarenet

 

Sobre este Autor

Ing. Telemática | CEO B2CODE | CTO Hialucic |

Enviar una respuesta

No hay comentarios